lunes, 26 de agosto de 2013

EL DESAYUNO PERFECTO



  Para Antonio, por las lecturas compartidas e impartidas

  En el día a día, sólo soy capaz de desayunar un gran vaso de café recién hecho, de cafetera italiana, con un poco de leche, siempre desnatada, siempre fría, siempre escasa. Cuando me levanto con algo de hambre, recurro al "fondo de despensa" que en el tema dulces suele estar más bien ligero de existencias, y, a veces, cae una magdalena o unas galletas tipo maría o digestive, éstas, las galletas, la mayoría de las veces están más bien blandujas. Cuando tengo visita, tiempo y ganas, preparo unas tortitas americanas, con nata batida y caramelo, o, ya en el colmo del esfuerzo, unas crepes, con crema pastelera o de chocolate, o simplemente con un poco de azúcar glass por encima...



  Pero cuando me sueltan en algún desayuno tipo buffet, me transformo en Mr. Hyde, y arramblo con todo lo que pillo, aun cuando la calidad de lo expuesto, muy frecuentemente, deje bastante de desear. En estas ocasiones que menciono, no le hago ascos ninguno a los huevos revueltos (mixed eggs, aprendí a decir en el único y por tanto mejor B&B londinense en que he estado), salchichas, bacon no -que una tiene sus principios-, embutidos, pastelitos, cereales, yogurt, bollería de cualquier tipo o panes, tipo sandwich, rústico, de cereales, integral, de picos, ect... que tengan a bien ofrecer en el comedor donde me encuentre. !Incluso zumos!. Eso sí, no paro hasta que encuentro la leche desnatada....

  Y si el hecho de pensar en el desayuno, supone que estoy haciendo alguna excursión por la península, entonces lo que suelo buscar es la fritanga local: churros, porras, tejeringos, buñuelos.... en fin que no le hago ascos a nada.   Ah, y si estoy en París -un inciso, sólo he estado dos veces en dicha ciudad, y de ellas la primera vez quisiera que se me olvidase, por lo menos ya he empezado con el año, que no logro precisarlo,  y son las dos únicas veces que he estado en el país vecino, no penséis que me paso la vida viajando, que de eso nada-, no hay opción posible: debe de ser un croissant como mandan los cánones.... (quizás deba empezar a pensar en el equilibrio en mi dieta...).



   El desayuno que hoy presento no tiene ningún misterio: café con leche recién hecho, unas tostadas bien doraditas y crujientes, tomate molido con aceite, pimienta y sal y unas lonchas de queso -prefiero la versión salada, como veis-. La perfección viene dada por el día que es hoy, 26 de Agosto de 2013:

  Oficialmente, a las once cuarenta minutos -he tenido que ir al trabajo a traspasar las tareas pendientes y urgentes a mi compañero- he comenzado mis TRES SEMANAS DE VACACIONES...  !Qué voy a hacer con tanto tiempo!. Y para que veáis, que entre los planes que tengo, además de intentar poner todas las bombillas de repuesto en el mismo sitio, están las lecturas de estos tres libros, los tengo hace ya quince días, pero no he querido ni abrirlos hasta hoy:

  - "La última noche en Twister River", de John Irving, uno de mis escritores favoritos, léase "El mundo según Garp" o "Una mujer difícil", es una lectura con cierta obligación, pues es el título propuesto para la próxima reunión de un club de lectura de Murcia, del que participo hace ya un año. Mi buen amigo Antonio, al que le dedico este post, ya ha escrito una reseña en su blog de libros, aunque no he querido leerla antes de tener mi propia opinión.. a pesar de todo no he podido evitar ver que  "soporífero", sí es un adjetivo que ronda en su crítica...

- "La sonrisa de Angelica"  de Andrea Camilleri, uno de mis autores favoritos de novela policíaca. Aunque en las últimas novelas ha perdido algo de fuerza, al igual que su protagonista, el comisario Montalbano, que se va haciendo mayor... y aún más pesimista. Pero estoy deseando meterme entre sus páginas

- Y "Nadie quiere saber", de Alicia Giménez Barlett. Me gusta mucho esta escritora,  y su investigadora, la inspectora de policía Petra Delicado, es una de mis favoritas...

  Como veis, puro entretenimiento y diversión, estoy segura que no me voy a aburrir sin querer (queriendo sí, que también es muy tentador..)- Hay mejoras en el tema de desayunos: está el pluscuamperfecto, pero es un raro ejemplar visto en muy pocas ocasiones, a la imaginación os lo dejo... ¿cuál sería el vuestro?

 


4 comentarios:

  1. Enhorabuena por el post Rosa, también por tu triunfal inicio de vacaciones y por tu dedicatoria ;-). Si eres fan de John Irving da igual cuanto yo pueda escribir en mi blog, seguro que el libro te gustará... reconozco que el libro mejora hacia la segunda mitad aunque sigo pensando que para tan corto viaje, no hacían falta tantas alforjas. Quien sabe, igual a tí se te hace corto... me he visto retratado en tu descripción de los desayunos cuando uno anda fuera de casa, sobre todo en esos tipo buffet :-D.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya voy por la página 198 y me he perdido en alguna ocasión, pero me encanta su forma de escribir... no lo puedo evitar. En cuanto a la entrada, me alegra que te haya gustado, si es tan sólo la mitad de lo que yo me alegro cuando me veo en las tuyas, ya es suficiente.

      Eliminar
  2. Me siento afortunada, muy afortunada, he tenido la suerte de desayunar donuts recién hechos en casa de Rosa, todo un lujo...
    Carolina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a retomar la receta de los donuts y repetimos.... así yo tendré otro desayuno perfecto en compañía...

      Eliminar